Hongos comestibles de Ecuador

Este artículo pretende elevar el nivel de conocimiento sobre los hongos comestibles silvestres en los ecuatorianos, mas no sugerir la cosecha de ningún hongo, sobre todo si no estas seguro de su identidad.

En la mayoría de los países europeos, es muy común encontrar personas que vive en los alrededores de zonas forestales, caminando con una canasta a lo largo de los bosques en busca de hongos comestibles. Es una actividad tan popular que cada país tiene sus propias normas y regulaciones para que los “cazadores de hongos” conozcan con seguridad que tipo de hongos son comestibles, como diferenciarlos y en que épocas es mejor colectarlos. Sin embargo, otros países como Ecuador, no existe una verdadera cultura de recolección de hongos comestibles, no por una falta de disponibilidad de hongos comestibles silvestres, sino porque la población no sabe de su existencia. Por esta razón, en este artículo, les voy a enseñar como reconocer y donde encontrar a un hongo, que además de ser delicioso y muy nutritivo, es bastante común en algunos bosques o parches forestales de nuestro país.

Suillus luteus, mejor conocido como “El Boletal Granulado”, es una micorriza de pinos; esto quiere decir que tiene una relación simbiótica mutualista (ambas especies se benefician de la interacción) con las raíces de las plantas de pino. Esto quiere decir, que los hongos siempre van a crecer cerca de pinos, porque no pueden vivir a menos de que su micelio esté conectado a las raíces de estos árboles, lo que nos ayuda muchísimo a segmentar su localización.

Ahora que ya sabemos donde buscarlos, nos falta saber como reconocerlos. Suillus luteus es un hongo carnoso y se compone de un pie y un sombrero. Cuando el hongo es joven, el sombrero tiene forma convexa, después es más o menos aplanado y el pie es central y cilíndrico. El himenio está compuesto por pequeños poros de color amarillo. Por lo general, tiene un color marrón a pardo amarillento, o más típicamente ocráceo. Además, posee una cutícula bastante viscosa que cubre el sombrero, es brillante y fácilmente separable de la carne.

Se recomienda cosecharlos desde la base del pie, pero es importante recordar que antes de consumirlos, deben lavarlos con abundante agua y, sobre todo, eliminar la cutícula pegajosa, ya que es considerada un fuerte laxante. Tanto el pie como el sombrero tienen una textura blanda y jugosa, por lo que recomendamos que antes de agregar cualquier tipo de condimento, se los corte en pequeños pedazos y se los fría durante algunos minutos en un satén con aceite o mantequilla, hasta que libren una suficiente cantidad de agua. Una vez que se elimina el exceso de agua, se puede agregar condimentos como ajo, cebolla y sal.


Esperamos que disfruten de este conocimiento y la próxima vez que estén en un bosque de pinos, regresen tu vista al suelo en busca de estos deliciosos hongos, pero tenemos una ADVERTENCIA. Así como hay hongos comestibles, también existen hongos tóxicos que nos pueden causar daño. Por lo tanto, nuestra recomendación es:  No consumas ningún hongo silvestre, a menos que estés totalmente seguro de su identidad o que estés acompañado por un profesional de los hongos, un micólogo que pueda ayudarte con su correcta identificación.

Referencias

Smith, A. H., & Thiers, H. D. (1971). Boletes of Michigan.

Quito, 20 de junio 2018

Escrito por
Bióloga Belén Arteaga
beleniarteaga11@gmail.com

2 respuesta a “Hongos comestibles de Ecuador”

  1. Saludos cordiales

    Es factible que me proporcionen información de hongos comestibles de la amazonia ecuatoriana. Quiero desarrollar un emprendimiento de exportación-
    Atte.

    Fausto García

    1. Saludos cordiales amigo Fausto, disculpe la demora en mi respuesta.

      Hay varios hongos comestibles provenientes de la amazonia ecuatoriana, como Favolus o Auricularia, sin embargo, el proceso de «domesticación» de un hongo silvestre es un todo un proceso. A menos que sea micólogo, o cultivador experimentado. Mi recomendación es que pueda comenzar con un cultivo con una cepa comercial probada, hay muchas especies y cepas que han sido estudiadas y son muy productivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *