Ostra Jumbo

Me encanta aprender cosas diferentes para compartir cosas diferentes, y en este artículo te voy a presentar una forma alternativa de cultivar los Hongos ostra (Pleurotus ostreatus)

Le llamo «Ostra Jumbo», a veces también «Jumbo parrillero» por obvias razones. Este es un hongo fabuloso porque es gigante, y puede rendir tranquilamente para unos de 8 platos.  Antes de contarte como lo cultive, ¡te lo presento!

También conocido como «Jumbo parrillero». Fue cultivado por primera vez en Quito el mes de noviembre del 2017.

Para comenzar tenemos que saber que este Jumbo es exactamente el mismo hongos (la misma cepa) que este que vemos en la siguiente foto.

Hongos ostras en quito
Cepa de Ostra Jumbo tras un cultivo tradicional

Como vemos tiene muchas cabezas pequeñas, a diferencia del Jumbo que tiene una sola cabeza enorme. Esto quiere decir que se logra puramente variando las condiciones de cultivo.

Antes de ir al grano y mostrarles las condiciones necesarias, quiero contarles que esta primera experiencia que tuve en noviembre del 2017 fue puramente «serendipia», tuve la fortuna de olvidarme por completo de mi hongo fuera de casa y allí fue donde toda la magia ocurrió casi de manera natural.

Voy a dividir esta parte del artículo en 4 subtemas principales que van en orden cronológico con el cultivo:

  1. Escenario inicial
  2. Condiciones outdoor
  3. Flujo de energía
  4. Mucha agua

Escenario inicial

Este cultivo lo realicé en una tina que contenía alrededor de 6 kg de sustrato colonizado. Mi idea inicial era la de tener una fuente donde cosechar día tras días hongos frescos, por lo que al ver todos estos primordios en la superficie de la tina de cultivo ¡me emocionó mucho!

Primordios de la primera cosecha del cultivo en maceta (Septiembre 2017). El escenario se complementó con un dona-humidificador que mantenía una alta humedad ambiental.

Hay que resaltar que el Jumbo se dio en la segunda cosecha de esta siembra, ya que en la primera cosecha los hongos salieron de tamaño regular por todas partes.

Condiciones Outdoor

Después de la primera cosecha normal indoor, saqué la tina fuera de la casa y la dejé donde nada la protegía del sol, del viento o de las lluvias. Quería limpiarla, pero por alguna razón me olvide por completo de la tina. En este tiempo el micelio recibió varios estímulos diferentes:

  1. Estábamos en tiempos de lluvias entonces fuera de casa se inundó. en este punto ya tenía conciencia de que la deje fuera de casa, pero de todas maneras la dejé fuera, y solo la ponía de lado para liberar el exceso de agua.
  2. El sol y el viento interactuaban directamente con el micelio día y noche.
  3. En las noches el frío era evidente, la temperatura afuera bajaba hasta los 12 °C o menos.

Flujo de energía 

Para la segunda cosecha también salieron varios primordios, pero por alguna razón había uno en el centro que se desarrolló más que el resto y decidí cortar los primordios aledaños, dejando así el más grande y fuerte en el centro de la tina. Esto resultó ser una de las variables más importantes, ya que permitió que toda la energía de los 6 kg de micelio se direcciones a un solo cuerpo y de esta manera el Jumbo comenzó a tomar forma.

Se puede apreciar el tamaño inicial del Jumbo.

Mucha Agua

Cuando estaba en este punto lo llevé dentro de la casa, para evitar que las fuertes lluvias dañen la forma del hongo. Desde ese momento obviamente ya no se inundó más, sin embargo, lo regué constantemente todos los días con un chisguete, por lo menos unas 10 veces al día y el resultado era notable, un día después se veía así.

Desde primordio creció por 6 días hasta que finalmente lo coseché y el resultado fue el que ya conocen, un enorme hongo ostra gris.

El peso final del Jumbo fue de 493 gramos

Estaba muy feliz con este increíble hongo que realmente no pensé cultivar, y ya que estaba demasiado grande para comérmelo solo, llame a unos cuantos amigos y amigas a la degustación. Vinieron 12 amig@s y entre todos nos devoramos este gigante preparando no menos de 6 recetas diferentes ¡Un recuerdo muy muy grato!

Para terminar amigos, estas son las condiciones que recordé después de la experiencia.  Ahora solo quedaba reproducirlas y ver si podía salir otro Jumbo igual o mejor que este y pues… ¡OH VAYA QUE SÍ!

Jumbo N° 2. Ah un Hongo ostra blanco

Bueno, a decir verdad, este Jumbo no fue más grande que el primero, porque como ven tiene más cabezas y la energía se divide entre ellas. Sin embargo, pesó aproximadamente 700 g en total.

Como conclusión… sí, si se puede cultivar hongos gigantes basados en estas recomendaciones. Es necesario cultivar con bastante sustrato (más de 5 Kg), con mucha agua y cortando los primordios más débiles para que la energía se concentre en un cuerpo principal.


Si tienes preguntas, sugerencias o este artículo despertó alguna curiosidad en ti, déjame tu comentario. Espero que lo hayas disfrutado y que algún día puedas probar uno de estos gigantes, son una delicia!

HASTA UNA PRÓXIMA EXPERIENCIA DE CULTIVO

Quito, 17 de junio 2018

Escrito y fotografiado por
Nelson Dueñas - Cultivador de hongos de MycoMaker
mycomaker@gmail.com
0996466402

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *